BEATIFICACIÓN DE MARIA ANTONIA DE SAN JOSE

BEATIFICACIÓN DE MARIA ANTONIA DE SAN JOSE

0 1140

Comunidad Educativa

CATALINA CAVIGLIA DE VISCA”.

NIVEL INICIAL, PRIMARIO, SECUNDARIO Y SUPERIOR.

 

                        “SOCIEDAD HIJAS DEL DIVINO SALVADOR”.

 

“ADMIRAR, ESTREMECER DE GOZO Y ALABAR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR”

María Antonia de San José.

                                              Por el fructífero tiempo compartido y el camino recorrido junto a esta Comunidad Educativa, conoce que las religiosas de la Sociedad Hijas del Divino Salvador llegaron a nuestra ciudad en el año 1933 y nos acompañan en estos días.

                                                                Son varias las generaciones dentro de una familia que transitan las aulas del Colegio, hoy colmadas de docentes ex alumnos,  sus hijos, alumnos nietos o bisnietos de las diferentes promociones que son el fruto del trabajo y guía de  las religiosas de la Sociedad Hijas del Divino Salvador, continuadoras de la obra espiritual de María Antonia de San José, Mama Antula.

                                                      Por ello, somos una Gran Familia. Con la problemática propia de un grupo numeroso unido por fuertes vínculos pero también con la fortaleza que brinda el compromiso hacia un Ideario  y el sentido de pertenencia a esta Comunidad.

                                                       Por  la Identidad  y la fuerte presencia en la Ciudad de Oliva y región, nuestra Comunidad Educativa  no solo constituye una Institución. Es un sentimiento que nos honra y llena de orgullo compartir hoy.

                                                          La Sociedad Hijas del Divino Salvador y a través de ella nuestra Institución, nos  sentimos herederas del espíritu y misión de María Antonia de San José, Mama Antula, quien  nació en Santiago del Estero en el año 1730 y desde muy joven consagra su vida a Dios, bajo la tutela y dirección de los Padres de la Compañía de Jesús.

                                                              Por decisión del Rey Carlos III, los jesuitas son expulsados de los territorios de América en 1767. Mama Antula se pone en marcha y siente el llamado de Dios para cubrir  ese espacio vacío. Recorre  las provincias de Santiago del Estero, Jujuy, Salta, La Rioja, Catamarca y Córdoba con el propósito de mantener vivo el espíritu ignaciano, se hizo cargo de la organización de los Ejercicios Espirituales y adoptó el lema de la Compañía como objetivo de su misión.

                                                                María Antonia llega a Córdoba en 1777: “una ciudad grande y muy civilizada con muchos colegios y estudios universitarios donde los Padres de la Compañía habían tenido grandes establecimientos y casas en la campaña, entonces en manos ajenas, o en un triste abandono y desolación. Quería ir allí a levantar si era posible esas ruinas, a reparar los daños que su ausencia causaba en las almas que habían dirigido, a renovar el cultivo de las virtudes cristianas y la piedad que ellos habían hecho florecer”. (Mons. Marcos Ezcurra, biografía de María Antonia de San José, Construir una casa, Edito. Edigraf, 1980, p. 68).

                                                             “El proceso canónico para su beatificación fue iniciado por la Iglesia Argentina en 1905, aprobado por la Sagrada Congregación de Ritos en 1917 (papa Benedicto XV) y reafirmado en 1999 por las Hermanas de la Sociedad Hijas del Divino Salvador y por el Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires Cardenal Jorge Bergoglio (hoy Papa Francisco).Fue proclamada Venerable (2010) por el Papa Benedicto XVI, reconociendo que la Beata de los Ejercicios, había ejercido las virtudes teologales de FE, ESPERANZA Y CARIDAD en grado heroico”. (Ideario para los Centros Educativos de la Sociedad Hijas del Divino Salvador, p. 33).

                                                               El 9 de febrero de 2016, en Roma se reunió la plenaria de Obispos y Cardenales de la Congregación para las Causas de los Santos y por unanimidad aprobó todo el proceso de la Causa de Beatificación de María Antonia de Paz y Figueroa (Mama Antula), conocida como la beata de los Ejercicios Espirituales. 

                                                           La ceremonia de beatificación se realizará el 27 de Agosto del cte. año en la Ciudad de Santiago del Estero.

                                                         El 17 de Setiembre, en la ciudad de Buenos Aires, se celebrará este acontecimiento peregrinando desde la Catedral, pasando por la Iglesia de la Piedad donde se encuentra el sepulcro histórico nacional  que guarda sus restos para luego arribar a la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, también monumento histórico nacional, fundada por Mama Antula en 1795.

                                                              El 22, 23 y 24 de Junio del cte. año, llegarán a Oliva custodiados por las religiosas de la Congregación, los signos de María Antonia de San José: La Cruz, el Manuelito y la Virgen de los Dolores, para adoración y contemplación de todos. Adjuntamos el programa de actividades.

                                                La voluntad del Señor ha dispuesto que hoy participemos de este acontecimiento histórico, la beatificación de Mama Antula,

modelo de mujer misionera y  evangelizadora, y deseamos compartirlo con cada uno de los amigos  de esta Gran Familia.

                                       “María Antonia de San José, la santiagueña, la beata, la peregrina, la “Mujer Fuerte”, la “Maravilla de Dios”, la Madre, la hermana, la heroica, nos dejó su vida y su obra como legado y nos invita a caminar a su lado en otro tiempo, con otras realidades, con la profunda convicción de ser, dentro de las posibilidades de cada uno, como lo fue ella, un SER PARA LOS DEMAS” (Ideario…p. 19).

                                       Por ello, con el corazón lleno de alegría, deseamos hacerlos  partícipes de este acontecimiento histórico y espiritual para nuestras comunidades, como así también para nuestra Patria, en el bicentenario de la Independencia,

en el año jubilar de la Misericordia.

                                        La invitamos a caminar juntos, a acompañarnos,  a sumarse,  en todos y cada uno de los eventos que llevaremos adelante para celebrar tan esperada y merecida beatificación

signos mama antula (1)